lunes 22 de abril, 2024
icon 17° Buenos Aires
Acto en Ezeiza

Aerolíneas Argentinas: se cumplen 15 años de su estatización

Sergio Massa y Cristina Kirchner encabezarán hoy a la tarde un acto conmemorativo en Ezeiza, a 15 años de la reestatización de Aerolíneas Argentinas.

Por  Redacción

Este lunes, el ministro de Economía y candidato presidencial de Unión por la Patria, Sergio Massa, encabeza un acto en celebración de los 15 años de la re estatización de Aerolíneas Argentinas, medida impulsada en 2008 por la entonces presidenta Cristina Kirchner, quien también estará presente.

image.png

Si bien, el anuncio de la agenda del ministro de Economía ya se había hecho pública el domingo por la tarde, en las últimas horas se confirmó que estará acompañado por Cristina Kirchner, en señal de unidad de cara a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

El acto será en el Centro de Formación y Entrenamiento de Pilotos de la República Argentina (Cefepra), en el marco de la inauguración de un nuevo simulador para los aviones Boeing 737-MAX, que será el primero en Sudamérica y significará para la compañía un importante ahorro en capacitación de sus pilotos.

image.png

El nuevo simulador de entrenamiento permitirá un importante ahorro al evitar la salida de divisas en viáticos, hoteles, trasportes y pago de simulador en el exterior.

Más allá de eso, la estrella de la jornada será el aniversario de la reestatización de la empresa, que dará el marco para reforzar los discursos oficiales sobre el rol del Estado y la importancia de la compañía estatal de bandera, ante las propuestas de dirigentes opositores que impulsan volver a privatizar compañías como Aerolíneas.

El acto se realizará antes de que el miércoles 19 se inicie el período de prohibición de publicidad de actos de gobierno susceptibles de promover la captación del voto, de cara a las PASO del 13 de agosto.

image.png

15 años de la reestatización de Aerolíneas Argentinas: ¿Cómo fue su recuperación?

En los últimos años, Aerolíneas Argentinas vivió momentos cargados de épica, como la llegada de las primeras vacunas contra el Covid-19 o el viaje de la Selección argentina, campeona del mundo en Qatar. Sin embargo, una década y media atrás, el escenario era muy distinto.

El 17 de julio de 2008, durante un acto de inauguración de obras realizadas en el Aeropuerto Internacional de Resistencia, la entonces presidenta Cristina Kirchner anunció el proyecto de ley para la estatización de Aerolíneas Argentinas, Austral Líneas Aéreas y las demás empresas pertenecientes al Grupo Aerolíneas Argentinas. Pero para llegar a ese punto se recorrió un largo camino.

Aerolíneas Argentinas se creó en 1949 por un decreto del presidente Juan Domingo Perón que unió a cuatro aerolíneas. En 1979, la compañía se transformó en Sociedad del Estado. No obstante, 11 años después, en noviembre de 1990, sería una de las iniciadoras de la indigna espiral de privatizaciones de la presidencia de Carlos Menem al pasar a manos del consorcio español Iberia. Se convertía en Aerolíneas Argentinas S.A.

La empresa se transfirió sin ningún pasivo, ya que antes el Estado absorbió su deuda. Iberia se quedó con el 57%, por el que abonó u$s1610 millones en títulos públicos y apenas 260 millones en efectivo. Para conseguir el dinero, se endeudaron y traspasaron el pasivo a la cuenta de la propia Aerolíneas Argentinas.

image.png

En poco tiempo comenzaría el vaciamiento. Se vendieron oficinas comerciales en el país y el exterior, incluido el emblemático edificio de Perú y Rivadavia diseñado por Clorindo Testa, los simuladores de vuelo y las 28 aeronaves que conformaban la flota. También se desmantelaron los talleres y levantaron decenas de rutas y escalas.

En 1994, la frágil situación de la empresa se siguió resquebrajando. A través de un nuevo entendimiento, Iberia aumentó el capital a u$s500 millones y se quedó con el 85% de las acciones. El Estado retuvo el 5% y los trabajadores el 10% restante. Un año después, ante el inicio de la privatización de Iberia, el Estado español transfirió Aerolíneas al Instituto Nacional de Industrias, antecesor de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Más tarde, en 1996, entraron más actores en escena: accedieron al capital bancos de Estados Unidos, como Merrill Lynch y Bankers Trust, al igual la aerolínea de Estados Unidos American Airlines, que terminó retirándose meses más tarde. La situación de la empresa no mejoró y en 2000 se declararon en convocatoria de acreedores.

Ya en el nuevo milenio, Aerolíneas sufrió a la par del país. En junio de 2001, atravesó la peor crisis en su historia: se suspendieron vuelos a siete destinos internacionales y la empresa entró en una nueva convocatoria de acreedores, en medio de despidos y conflictos gremiales. Se encontraba técnica quebrada y sin posibilidad de seguir operando sin recurrir a un concurso. Un mes más tarde, la aerolínea Aero Continente presentó al gobierno español una oferta de compra de la empresa argentina por u$s100 millones.

En octubre de ese año, el control de Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas fue cedido al Grupo Marsans, un consorcio español formado por las aerolíneas privadas Spanair y Air Comet, que adquirió el 92,1% de las acciones.

Lo que siguió fue la utilización de la estructura y el lugar histórico de la aerolínea de bandera para hacer crecer a las demás empresas. Air Comet se basó en los negocios de las empresas del Grupo Aerolíneas para apalancar el crecimiento de unidades de negocios distintas, como Air Comet Europa, Air Comet Chile, Marsans Internacional Argentina y Marsans Internacional Chile, lo que profundizó la debacle de la compañía que había sabido ser orgullo de los argentinos y la llevó a un estado de precariedad extrema.

A fines de 2004, la empresa logró salir de convocatoria de acreedores. Dos años más tarde, ante desavenencias con el consorcio internacional por la cuestión de las tarifas, el Gobierno acordó un aumento del 5 al 20% de la participación estatal.

Mientras tanto, el Grupo Marsans siguió transfiriendo dinero, aviones y combustible para mantener las operaciones de Air Comet y Air Comet Chile. El 10 de julio de 2008, el representante del Gobierno en el directorio del Grupo Aerolíneas Argentinas, Julio Alak, junto a los gremios aeronáuticos, denunció a la empresa ante la Justicia y solicitó la intervención judicial. Comenzaba la recuperación.

Una semana más tarde, el 17 de julio de 2008, llegaría la esperada noticia. La Presidenta anunció el proyecto de ley para la estatización de Aerolíneas Argentinas, Austral Líneas Aéreas y las demás empresas pertenecientes al Grupo Aerolíneas Argentinas.

El 24 de julio, el Gobierno envió al Congreso de la Nación el proyecto de estatización de Aerolíneas Argentinas, que fue aprobado en Diputados el 22 de agosto por 167 votos a favor y 79 en contra, y fue remitido para su tratamiento por el Senado. El 3 de septiembre, el proyecto fue aprobado en el Senado por 46 votos en favor y 21 en contra, convirtiéndose en la Ley 26.412. El país recuperaba a su aerolínea de bandera.

Dejá tu comentario