domingo 19 de mayo, 2024
icon 8° Buenos Aires
España

Faustino Oro: la joya argentina de ajedrez que podría representar a la selección de España.

Faustino Oro, tiene tan solo 10 años, nació en Argentina y sorprende al mundo con su gran capacidad en el ajedrez, disputando duras batallas en busca de liderar el ranking mundial.

Por  Redacción

En las últimas semanas se reconoció a Faustino Oro, niño de tan solo 10 años nacido en Argentina quien sorprende al mundo con su gran capacidad en el ajedrez.

El mundo del ajedrez conlleva un esfuerzo tanto económico como mental y físico difícil de soportar, los jóvenes son tentados por diferentes federaciones, aquellas que tienen un mejor nivel económico y soportan los torneos de sus jugadores.

En estos últimos años, el ajedrez ha crecido sin precedentes, gracias a una fácil y rápida adaptación al mundo de la tecnología. Donde provocó un crecimiento exponencial en los más jóvenes que se interesan en aprender más de este juego. Además, la tecnología facilitó la comprensión de las reglas como también la posibilidad de disputar el juego desde la comodidad.

Faustino encontró la pasión por este deporte y al igual que tantos jóvenes, disputan duras batallas alrededor del planeta para liderar el ranking mundial. Los niños como Faustino, persiguen el sueño de todo deportista: primero, formar parte de la élite y segundo, alcanzar el título de campeón mundial. La exigencia es extraordinariamente elevada y, además, el sacrificio requerido es considerable.

image.png

¿Cómo se rigen los pagos de federación a federación según el reglamento FIDE?

Basándose en el “Handbook”, mejor conocido como el reglamento del ajedrez, existe una tabla que establece los valores de compensación que una federación nueva debe pagar a la otra de origen. Estos son los siguientes: el costo de transferir a un ajedrecista con 2700 puntos Elo o más (los 40 mejores del mundo) a otra federación tiene un valor de 50.000 euros; con 2600 puntos, 30.000 euros; con 2500 puntos, 10.000 euros; con 2400 puntos, 6.000 euros; y con 2300 puntos, 4.000 euros. En cuanto a los niños, la FIDE percibe un canon por cada transferencia. Si el jugador posee el título de Gran Maestro, recibe 5.000 euros; por un Maestro Internacional, 2.000 euros; y por un Maestro FIDE, 1.000 euros.

Situación que podría protagonizar el joven Faustino Oro quien analiza representar a la federación española de ajedrez. La operación según el reglamento se haría por unos 5.000 euros, donde la decisión final obviamente la toma el jugador, aunque en este caso por su corta edad será tomada por sus padres.

El costo de que un niño llegue a convertirse en jugador profesional tiene un precio aproximado de USD 10.000 mensuales. Esto se debe a la logística encargada de la selección de profesores, más un entrenador permanente, acompañante de sus viajes, el costo de pasajes y hotelería, más la inclusión del herramental informático, indispensable en la práctica.

La actual legislación de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) no establece límites a la ambición, lo que significa que cualquier "mecenas" o grupo inversor puede adquirir el talento o el potencial de un campeón mundial por una suma de dinero.

Un ejemplo de esto es el equipo más poderoso del mundo del ajedrez, Estados Unidos, que cuenta con jugadores como Fabiano Caruana (ítalo-norteamericano), Hikaru Nakamura (nacido en Japón), Wesley So (Filipinas), Leinier Dominguez (Cuba) y Levon Aronian (Armenia). Este equipo fue hecho posible gracias al empresario y filántropo Rex Sinquefield, de 79 años, quien, debido a su pasión por el ajedrez (es propietario del mejor club-escuela de ajedrez en Saint Louis), se encargó personalmente de las contrataciones. Solo el avance de India y China ha evitado que Estados Unidos se convierta en el nuevo rey del ajedrez en el siglo XXI.

Ante esto, se conoce que los jugadores son libres de elegir si representar o no a sus naciones; en Argentina esto causó inquietud cuando, en 2023, el N°1 del ranking local, Alan Pichot, decidió jugar para España. Su argumento fueron sus desavenencias con el presidente de la federación argentina de ajedrez. Anteriormente, en 2010, Anton Kovalyov también se había marchado, a pesar de ser ciudadano ucraniano, debido a diferencias con los dirigentes argentinos. Existieron y existen más casos similares, tanto aquí como en otros países.

Mario Pertucci, director ejecutivo de la Federacion Argentina De Ajedrez, se refirió sobre los futuros talentes que puede tener el ajedrez argentino.

“Desde la Federación Argentina de Ajedrez (FADA) hacemos todo lo posible para que los buenos y jóvenes talentos puedan seguir jugando para Argentina; se les brindan becas, apoyos y en lo posible se organizan torneos internacionales. Además, en el ajedrez, a diferencia de otros deportes, los jugadores pueden participar de todas las competencias internacionales sin necesidad de cambiar de bandera ni perder la nacionalidad. Por lo tanto, no creo que en este caso suceda un cambio. Y si hubiera una gran oferta económica de otro país, siendo aún menor, la decisión final será de los padres”.

Temas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas